Share

 

 

Obsesiones y Compulsionestrs-obsesivocompulsivo

 

Esta dificultad se caracteriza por la presencia de obsesiones recurrentes (pensamientos persistentes e intrusivos, imágenes o impulsos) y la realización de compulsiones (conductas repetitivas o actos mentales que  intentan neutralizar la obsesión).

 

Una obsesión es algo – normalmente un pensamiento – que causa mucha ansiedad. A veces estos pensamientos aparecen en forma de imágenes mentales; otras veces son impulsos – como por ejemplo un sentimiento repentino de que necesitas o vas a hacer algo, normalmente algo no deseado.

Una compulsión, por otro lado, suele referirse a conductas propiamente dichas aunque en ocasiones pueden ser rituales mentales. Las compulsiones suelen reducir la ansiedad a corto plazo, ya que se piensa que la realización de las mismas evita lo temido. Sin embargo, a largo plazo, la ansiedad no sólo no disminuye sino que suele incrementarse, y con ello, las frecuencia de las compulsiones.

Las obsesiones y compulsiones pueden tomar diferentes formas: 

  • Compulsiones de limpieza y/o lavado: Intentan neutralizar el temor a entrar en contacto con algo contaminado, y como consecuencia enfermar, o contagiar una infección y el riesgo de enfermedad a otra persona. Suelen pasar mucho tiempo lavándose a sí mismas, limpiando cosas alrededor de ellas y evitar tocar cualquier cosa que crean pueda estar contaminada, por ej. servicios públicos o el contacto con la sangre.

  • Compulsiones de comprobación: Se comprueban entre otras, luces, enchufes, aparatos eléctricos, cocinas, puertas, ventanas, trabajos realizados, los frenos del coche y/o la ruta realizada en coche. Estas comprobaciones se hacen porque se forma la obsesión de la duda, esta duda se hace perenne y la persona se ve incapaz de parar las compulsiones por miedo a que pueda ocurrir una catástrofe.

  • Pensamientos intrusivos: Se experimenta la presencia de pensamientos ofensivos que aparecen de manera automática. Estos pensamientos a menudo están relacionados con sexo, violencia o con causar daño a otros. Los pensamientos se viven como horribles y repulsivos, pero cuanto más intenta evitarlos, peor y con más frecuencia suelen ocurrir.

  • Orden y simetría: La persona necesita asegurarse de que todas las cosas se han hecho de la manera correcta, y de que los objetos están en el sitio correcto. Estos rituales pueden ir acompañados por actividades mentales como por ejemplo contar números concretos justo antes de realizar alguna tarea.

  • Lentitud obsesiva: Puede ocurrir cuando la persona quiere que las cosas estén “totalmente perfectas” y todas las decisiones tienen que ser las correctas. La persona puede pensar que algo horrible puede pasar si toman una decisión incorrecta. Una consecuencias es que hasta la más simple de las tareas puede llevar mucho tiempo.

  • Acaparamiento: Se experimenta una dificultad enorme para desprenderse incluso de las cosas más insignificantes, por miedo a tirar algo que la persona considere importante en un futuro. Esta dificultad es menos frecuente que las anteriores pero si se sufre en un grado severo, resulta muy debilitante para la persona que lo padece.