Share

Problemas con el control de la iracontrol ira jpg

La ira o rabia es una emoción experimentada por la mayoría de las personas en algún momento. Puede resultar positivo si ayuda a expresar sentimientos de una manera respetuosa o si actúa de agente motivador para encontrar soluciones a dificultades. La ira se puede convertir en un problema cuando alcanza una intensidad significativa, ocurre de manera muy frecuente, tiene una duración excesiva, empeora relaciones o trabajo y en particular si deriva en violencia o agresión.

La ira afecta la manera de sentir, pensar e incluso el comportamiento de quien lo experimenta. Viene asociado a síntomas físicos como palpitaciones, hiperventilación, músculos tensos, incremento de la tensión arterial, temblores y/o sudoración entre otros. La reacción de ira puede ser causada por nuestra reacción a factores externos o ser la consecuencia de nuestros propios pensamientos y preocupaciones.

Hay personas que son por naturaleza más propensas que otras a experimentar ira; aunque también puede ser que no hayan aprendido a expresar sentimientos y/o pensamientos de una manera más positiva y por tanto de controlar su ira.