Share

              

                    Metodología y Estructura del Proceso Terapéutico

 

few books

La metodología se basa en la Orientación Cognitivo-Conductual, terapia cuya idea central reconoce la importancia de los pensamientos y su influencia en nuestras emociones y en nuestra manera de actuar.

 

 

Una terapia psicológica es un proceso de aprendizaje donde psicólogo/a y paciente trabajan conjuntamente para mejorar su salud emocional y calidad de vida. Se inicia con una sesión de evaluación, para analizar y comprender el problema por el que se consulta. En base a esto, se  formula un análisis sobre el funcionamiento del mismo, en el que se explican los factores que han contribuido a su origen y mantenimiento. Estos factores pueden ser de tipo ambiental y/o biológico pero también se puede haber factores más personales como habilidades de afrontamiento, creencias y/o actitudes inadecuadas. El tratamiento va dirigido principalmente a modificar estas actitudes y comportamientos y a aprender maneras de afrontamiento más efectivas, con la ayuda de técnicas distintivas de esta orientación psicológica como son la reestructuración cognitiva y la exposición situacional. Una vez finalizado el tratamiento se realiza una evaluación de resultados y en función de éstos, se procede a la planificación del seguimiento y prevención de recaídas.

 

La duración de una terapia viene determinada por el problema específico y el desarrollo del proceso, así como los objetivos terapéuticos acordados. Puede tener una duración media aproximada de 3 a 6 meses, seguida de un periodo de seguimiento con sesiones más distantes en el tiempo. La duración de las sesiones suele ser de una hora, con frecuencia semanal o quincenal.

 

La terapia cognitivo-conductual es la orientación psicológica con la mayor fuente de evidencia en cuanto a eficacia y efectividad en el tratamiento de la mayoría de los trastornos psicológicos.